Día Universal del Niño y la Niña

derechosHoy es el Día Universal del Niño y no quería pasar sin añadir una reflexión sobre este tema. Y yo me pregunto, ¿para qué hace falta que exista un día, ¡y Universal!, del niño?

Según Wikipedia, el Día Universal del Niño es un día consagrado a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo y destinado a actividades para la promoción del bienestar y de los derechos de los niños del mundo. Repasemos esos derechos:

1.- A ser un niño

2.- A crecer en libertad

3.- A una identidad

4.- A la salud

5.- A cuidados especiales

6.- A una familia

7.- A una buena educación

8.- A protección y socorro

9.- A no ser abandonado ni maltratado

10.- A no ser discriminado

Cuando es necesario generar una carta de derechos, lamentablemente partimos del hecho real de que esos derechos no existían y por tanto el trato recibido no era digno. Esto es aplicable a cualquier declaración de derechos, bien sea, por ejemplo, la carta de derechos humanos, los derechos de los animales o, en el caso que me ocupa, los derechos del niño. A raíz de esta primera reflexión, quiero compartir con ustedes este interesante artículo que le he leído hoy a Nohemí Hervada, una bloggera mamá a la que sigo, y que discurre sobre los colectivos vulnerables, los niños entre ellos, y cómo a lo largo de la historia ha habido que defender sus intereses.

“Porque sabemos que cuanto más vulnerable es un grupo, más se debe cuidar por sus intereses, de ahí que hablemos de los derechos de “las mujeres” o de “los trabajadores”… o de “los niños”, cuando lo normal y deseable debería ser no tener que hacer distinciones.”

derechoshumanos

Revisando los derechos arriba listados podemos interpretar que muchos de ellos van dirigidos a las naciones que nos gobiernan, pues depende de ellos (en España cada vez menos, por desgracia), facilitar cierto tipo de derechos como la sanidad, la educación, la libertad, la protección, etc. Así, un estado que se precie no sólo tiene que recoger ese tipo de derechos en su ordenamiento jurídico (en España, la Constitución), sino también velar por su correcto funcionamiento. En los últimos años y con la excusa de la crisis económica, que ha servido para tanto, cada vez se van recortando más este tipo de derechos que afectan en mayor medida a los colectivos más vulnerables, entre ellos los niños y niñas de este país.

Así que tal día como hoy, en lugar de difundir y recordar estos derechos, que son muy obvios y ya por todos conocidos, deberíamos hacer algo más. ¿Quizás tratar de luchar por mantenerlos? ¿No permitir que nos los arrebaten? Hace décadas que nos venimos sintiendo muy cómodos en nuestro estado de derecho y estos días sólo evocaban en nosotros a los pobres niños de otros países menos desarrollados que todavía no han alcanzado nuestro estado de bienestar. ¿Y no nos estamos dando cuenta de que cada vez nuestro estado se vuelve de más malestar? ¿No nos damos cuenta de cómo poco a poco nos van recortando derechos que tan duramente han sido conseguidos por nuestros antepasados? ¿Y qué hacemos ante esto? Poquita cosa, amigos y amigas, poquita cosa para luchar por todo lo que nos ha costado conseguir en el último siglo.

recortes_quieren_acabar_con_todo

Yo les animo a que recuperen su poder, y recuerden, recordando junto con sus hijos (ya que ellos todavía no lo han olvidado, todavía no han sido adoctrinados), que tienen unos derechos que les son propios y que nadie se los puede quitar, pues ya sabemos que nos pertenecen, desde hace años que venimos disfrutándolos y no hay ninguna excusa (ni siquiera las de tipo económico) que valga la argumentación de su recorte y eliminación.

¡Pero esto no acaba aquí! Porque hay un importante número de derechos que no dependen del Estado, sino que dependen de nosotros los adultos; y digo todos los adultos porque todos somos responsables de hacer cumplir los derechos de los niños, tengamos hijos o no, porque todos nos encontramos con niños pequeños en nuestro trabajo o en la calle y también ahí tenemos que defender que se cumplan.

Entre los derechos que podemos defender de manera individual se encuentran, en mi opinión, los más importantes:

El derecho a ser niño!! Algo tan simple que guarda tanta profundidad, y que pasa tan desapercibido en el día a día; pues, ¿cuántos de ustedes no han tratado a los niños como si fueran adultos ya? Cuando pensamos que el niño se tiene que adaptar a nuestras circunstancias (de adulto): salir a tiempo, ser socialmente educado, comer cuando lo decimos, salir cuándo y a dónde mandemos, dejarlos en la guardería para poder ir a trabajar, que se porten bien y no molesten que hoy tengo un mal día… Creo que la mayor parte del tiempo nos olvidamos de que los niños SON niños, y que como tal tienen unas motivaciones y unas características que debemos respetar, aunque no se adapten de la mejor manera a nuestras motivaciones adultas. Y es que para algo hemos decidido traer hijos al mundo, ¿no? Si no quería eso mejor haber optado por tener un reptil.

Otro derecho que me parece fundamental es el de no ser abandonado ni maltratado, y sé que muchos pondrán el grito en el cielo al leer lo siguiente, pero creo que en general tratamos mal, es decir, maltratamos, demasiado a nuestros niños. Y no hablo de un abandono y un maltrato deliberado (que lamentablemente también los hay en familias más desestructuradas), sino de una actitud de abandono hacia las necesidades del niño y de maltrato en las relaciones que se mantienen.

Esto va muy de la mano de la reflexión anterior; si yo no me doy cuenta de que el niño ES un niño y de que tiene ciertas necesidades que yo como adulto debo atender, y si además, estoy tan centrado en mis necesidades como adulto que me olvido de cualquier tipo de empatía y reconocimiento por las necesidades del otro (que recordemos que, como es más vulnerable, no tiene forma de hacerlas defender), indefectiblemente caeré en un abandono emocional del menor y en casos de maltrato que, como son tan comunes, no son reconocidos como tales en la esfera de los adultos. Sin embargo, les animaría a que pusieran en práctica el siguiente experimento: traten a su pareja, a su jefe, a sus padres, a sus amigos, de la misma forma en que tratan a sus hijos y vean de qué forma les responde el otro. Estaré encantada de que me cuenten los resultados de este experimento!!

Y entramos en el tema más candente del maltrato: los castigos. Yo defiendo que los castigos, ya sean físicos o psicológicos, son una forma de maltrato; son una forma de manipulación y coerción para conseguir que el otro haga lo que yo quiero que haga, ¿les suena? Para conseguir que las necesidades del otro (léase del menor) se adapten a las mías. Y digo del menor porque los castigos en general se suelen imponer a personas más vulnerables, porque aparecen en situaciones en las que se tiene el control y el poder para ejecutarlos. Y si no, ¿cuántos de ustedes les han dado una nalgada a sus hijos para castigarlos? ¿Y cuántos de los que han respondido que sí les han dado la misma nalgada a sus parejas para castigarlas? Me aventuro a decir que la segunda pregunta no ha producido tantas respuestas afirmativas como la primera. Y si es así, ¿por qué? Si es un método que sirve, ¿por qué lo utilizo con los niños y no con los adultos? Pues porque el adulto me devolvería el golpe, es decir, tiene el mismo poder que yo, mientras que los niños no.

No es mi intención hacer sentir culpable a nadie, pero pienso que es necesario ser consciente de nuestros errores para poder hacer algo para cambiarlos. Existen muchísimas herramientas alternativas al uso de los castigos; es más, existe toda una corriente de Crianza Respetuosa que se basa en estos principios y que, en mi opinión, genera mucha más armonía en el entorno familiar y cría hijos sanos y felices. Yo confío plenamente en que todos los padres quieren que sus hijos sean felices, lo que pasa que muchas veces no tienen las herramientas necesarias para conseguirlo, o están tan dañados emocionalmente (porque previamente no fueron respetados cuando niños) que no pueden apreciar estos matices. Pero todo se consigue si se tiene la motivación necesaria para ello, y tú también puedes hacerlo!

crianza-respetuosa

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: No más violencia | La Psicoloca
  2. Trackback: Hoy es un día especial | La Psicoloca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me leen

  • 6,750 hits
Follow La Psicoloca on WordPress.com

Fotos de Flickr

¿Quieres una cita conmigo?

(+34) 636600891
Sólo atiendo con cita previa
A %d blogueros les gusta esto: