Enamoramiento vs. Amor

amorTodos los investigadores se han puesto de acuerdo en señalar la evolución del sentimiento de amor a lo largo del ciclo vital de una pareja. Probablemente todos los que me estén leyendo también habrán podido comprobar en sus propias carnes la evolución de dichos sentimientos.

Hay clasificaciones de muchos tipos, con diferente número de etapas según cuál mires; yo me voy a quedar solamente con la descripción de los dos conceptos del título, para profundizar un poco en cada uno de ellos.

El enamoramiento es la primera fase de todas y la más intensa. Corresponde a esos primeros momentos de la relación también conocidos como el cortejo: los primeros encuentros, las miradas furtivas, los primeros besos y caricias, los continuos pensamientos sobre el ser amado… Supone una subida de autoestima brutal, pues has descubierto que hay un ser que piensa que tú eres la persona más maravillosa del mundo, que eres perfecta para él; y a la inversa, tú descubres a la persona con la que quizás has estado soñando toda tu vida, alguien que encaja en el ideal de persona perfecta para ti.

enamoramiento

A nivel bioquímico el cerebro induce la producción de andrógenos en el hombre y estrógenos en la mujer, que aumentan el apetito sexual; así como la liberación de oxitocina y vasopresina, que contribuyen al deseo de cercanía y contacto con la persona amada. También produce feniletilamina que a su vez obliga a la secreción de dopamina y noreprinefina, cuyos efectos se parecen a los de las anfetaminas, las cuales producen un estado de euforia cuando estamos con nuestra pareja. Visto lo visto, se puede entender el dicho popular de que el amor funciona como una droga.

Un aspecto importante de esta fase es la idealización; del otro sólo se ven las cosas positivas, sus virtudes, ningún defecto aparece ante nuestros ojos, cegados como estamos por este cóctel hormonal del principio (obviamente sí los tiene, lo que pasa que en ese momento todavía no somos capaces de verlos). Este aspecto es importante porque tiene mucha más profundidad de la que se ve a simple vista, y es que en este momento está operando un mecanismo psicológico muy potente llamado proyección (del cual les hablaré en otro momento), que lo que viene a hacer es, como su mismo nombre indica, “proyectar” en el otro todo mi ser, en este caso, todos los aspectos positivos de mi ser; por ejemplo, si yo soy una persona generosa, me maravillaré de lo generosa que es la pareja que tengo, incluso de la suerte que he tenido por encontrar a una persona tan generosa como yo.

Fundamentalmente, la pareja funciona siempre, y así debería funcionar, como un espejo; la mirada del otro me muestra lo que mis ojos no pueden ver (ya que recordemos que nuestro rostro no lo podremos ver nunca directamente con nuestros propios ojos). Lo malo es que cuando pasamos a una etapa más avanzada de la relación, los aspectos positivos del otro -y los míos-, van dejando lugar a los aspectos negativos. Fuente de muchos de los conflictos de pareja (pero esto lo dejamos también para otro post).

Entre el enamoramiento y el amor compañero pueden pasar muchas etapas y muchos momentos; incluso es posible que en el transcurso la relación se rompa y no se llegue a alcanzar esta fase final. Si tú aún no has llegado a él no te preocupes, disfruta y aprende de cada etapa que te toque vivir y ya el tiempo irá guiando y poniendo la relación en su sitio.

El amor compañero se caracteriza por la madurez de la relación y de sus integrantes. La pareja ha llegado a una conclusión importante para sí misma: aceptar al otro como es en su totalidad y aceptar la pareja que forman juntos. Aquí priman los proyectos que se tienen en común, generalmente se definen con la aparición de los hijos, pero no necesariamente. Es una etapa maravillosa en la que ambos miembros se sienten orgullosos de lo que han creado juntos a través del tiempo. Esta estabilidad también proporciona tranquilidad y paz, la confianza de que se puede contar con un otro para el apoyo constante en el día a día.  amor compañero

En esta etapa es muy importante no descuidar los detalles hacia el otro, el cuidado y la pasión, que con el paso del tiempo pueden caer en el olvido o darse por sentado. El amor de pareja es como una planta que hay que regar y cuidar todos los días para que ésta se mantenga sana y pueda dar sus frutos.

Si te ha gustado el artículo y te apetece compartir, me gustaría que contaras en qué etapa del amor te encuentras, cómo te sientes en ella, y si echas de menos otra etapas que has pasado.

Y, por favor, disfruta al máximo cada etapa porque es la que toca, quizás ya nunca vuelva más, y recuerda que “en los inicios de un amor los amantes hablan del futuro, en sus postrimerías, del pasado”. André Maurois.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me leen

  • 6,394 hits
Follow La Psicoloca on WordPress.com

Fotos de Flickr

¿Quieres una cita conmigo?

(+34) 636600891
Sólo atiendo con cita previa
A %d blogueros les gusta esto: